ComprasNavidad_CheapInMadrid

El Gordo: tradición navideña

El Gordo: tradición navideña

La imagen de las colas que se forman entre Sol y Gran Vía las semanas previas a Navidad, es una estampa habitual para los que residen en Madrid, pero que quizás pueda sorprender a los turistas y otros transeúntes tras enterarse de la existencia de más 600 administraciones en la capital donde poder comprar lotería de Navidad.

ComprasNavidad_CheapInMadrid
Fuente:comprasynavidad

Y es que algún listillo nos dirá que independientemente de dónde vivas, la probabilidad de que te toque el premio gordo es la misma. Pero la mayoría de los madrileños no lo vemos así. En nuestro imaginario colectivo el nombre de Doña Manolita se representa con la imagen de una familia descorchando una botella de champán, celebrando que les ha tocado el premio y que gracias a él por fin podrán “tapar unos agujeros”.

Sí, quizás Doña Manolita sea esa señora mayor que siempre aparece en las noticias el día de 22 de diciembre dispuesta a compartir el dinero con sus nietos. Así que si estás en Madrid en Navidad y no compras tu lotería en esta administración, es como si fueras a Nueva York y no visitaras el árbol del Rockefeller Center: Si no vas, es porque no quieres, no porque no conozcas su fama.

 Los números con más ” suerte”

Los números más vendidos suelen corresponder a las fechas más señaladas: En 2010 el número que coincidía con la exitosa final del mundial de fútbol, 11710, se agotó al día siguiente. En 2012, le tocó al número 21212, fecha de la profecía maya del fin del mundo. Y este año los agotados son el 13313, fecha de la elección del Papa Francisco y el 70913 que corresponde a la fecha olímpica y famoso discurso de Ana Botella. Si toca, esta gente desde luego podrá beber café con leche relajadamente en la Plaza Mayor de Madrid o en la Plaza de San Marcos de Venecia a 8,5€ la taza.

También es costumbre el intercambio de lotería con familiares y compañeros de trabajo, pues existe la creencia que el número da más suerte si no lo adquieres tú. Otra tradición muy arraigada es la compra de lotería en las empresas para que todos empleados jueguen al mismo número. Muchos participarán en esta compra conjunta casi por obligación. Pues nadie quiere quedarse con cara de panoli cuando todos sus compañeros sean agraciados con un décimo que uno no tiene.

Variaciones del juego: Bingo y tragaperras

 

Y aunque la lotería de Navidad es todo un acontecimiento social año tras año, no todos los juegos se miran con la misma aprobación, como es el caso de los salones recreativos. Debemos entender que como otras actividades de ocio, estos lugares están pensados para evadirse de la realidad y salir de la rutina. Quien acude a un bingo o participa en una porra futbolística, lo hace con el propósito de divertirse. El juego en sí no es malo. Lo es la adicción. Y por ello las empresas del sector cumplen con actividades de responsabilidad social, ofreciendo programas de juego responsable e información.

Las tragaperras son el juego más popular, por su sencillo funcionamiento y la posibilidad de ganar grandes sumas con poca inversión. Y también porque no tenemos que irnos lejos para jugar, pues muchas se encuentran en los bares de toda la vida de nuestros barrios. Las máquinas clásicas han dado paso a una nueva generación con más ruedas y más temas.

El bingo tradicionalmente era un juego familiar tras las comidas o cenas de fechas señaladas. En las mismas casas se preparaba un pequeño bombo con bolas en su interior, y se repartía un cartón a cada miembro. Posteriormente se generalizó la reputación de estos salones como lugares de recreo para las señoras mayores. Pero esta idea empieza a desaparecer…

Juegos de azar: Renovarse o morir

El sector del juego se ha visto afectado desde el inicio de la crisis y son muchos los casinos y recreativos que han tenido que cerrar. Otros tratan de renovarse y captar clientes con ofertas atractivas: dos por uno en consumiciones, actuaciones musicales y hasta anunciándose en Groupon.

La sala Universal  en el centro de Madrid ofrece “packs experiencia” a precios cerrados y una excelente oferta gastronómica. El Bingo Roma, en funcionamiento desde 1980, también busca aumentar su clientela con una serie de fiestas temáticas. La gente joven tiene que quitarse de la cabeza la idea de un viejo local con letrero de neón, sillas rígidas de metal oxidado y cuero desgastado, peste de humo de tabaco y lleno de jubilados, porque en realidad puede ser un plan con amigos muy divertido. Y más si vas el día de tu cumpleaños que recibes regalo, cava y bombones.

Si hablamos de adaptación de los juegos de mesa a los nuevos tiempos, tendremos que hablar de los juegos online y de su reciente legalización. Basta un click en una página  para hacer un viajecito a Las Vegas y apostar en el juego que más pasiones levanta en los casinos, la ruleta españa. También hay opción de jugar en modo gratuito para los que de momento no quieren arriesgarse demasiado, sin renunciar a la emoción del juego.

Y si eres más de juegos caseros, merece la pena una visita al Estar Café,  donde te sentirás como en la sala de estar de tu casa en compañía de tus amigos, jugando al trivial, parchis ó scrable mientras tomas algo.

“Afortunado en el juego, desgraciado en amores”, dice el refrán para dar a entender que no se puede tener todo en esta vida. Así que habrá que animar a todos los corazones solitarios a jugar esta Navidad, a redescubrir los bingos, y a hacer apuestas online. Pues como dice Woody Allen, el dinero no da la felicidad pero produce una sensación tan parecida que sólo un auténtico especialista podría reconocer la diferencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.